RESERVE
SU HABITACIÓN
  • ENTRADA
  • SALIDA
HABITACIONES
  • Habitación 1
    • ADULTOS
    • NIÑOS
    • BEBÉS
    EDADES
    • NIÑO 1
    • NIÑO 2
    • NIÑO 3
    QUITAR
  • Habitación 2
    • ADULTOS
    • NIÑOS
    • BEBÉS
    EDADES
    • NIÑO 1
    • NIÑO 2
    • NIÑO 3
    QUITAR
  • Habitación 3
    • ADULTOS
    • NIÑOS
    • BEBÉS
    EDADES
    • NIÑO 1
    • NIÑO 2
    • NIÑO 3
    QUITAR
ver reserva
4 razones para elegir un hotel rural en Mallorca
La mejor opción para descansar en vacaciones es alojarse en un hotel rural de Mallorca en plena naturaleza.

Elegir Mallorca para disfrutar de las vacaciones es siempre un acierto. Pero si además busca vivir experiencias únicas que le transmitan emociones, la mejor opción es un hotel rural: disfrutará de la tranquilidad de un hotel en plena naturaleza y tendrá la oportunidad de apoyar el desarrollo rural de la zona. Existen varias razones para decidirse por un hotel con encanto en Mallorca, como la posibilidad de degustar la gastronomía de sus restaurantes, basada en productos autóctonos. El turismo rural tiene mucho que ofrecerle en Mallorca y alojarse en un hotel situado fuera de los núcleos poblaciones de mayor tamaño es la mejor opción si quiere vivir una experiencia para los sentidos que siempre recordará.

1. Un hotel rural en plena naturaleza

Los hoteles rurales de Mallorca se suelen situar en entornos naturales con paisajes de playa, montaña, bosques y otras maravillas cerca. Se trata de ubicaciones únicas para respirar lo mejor de la naturaleza y recrearse con panorámicas increíbles. Esta cercanía a la naturaleza, además de tener efectos saludables, también facilita la práctica de deportes al aire libre como el senderismo o montar en bici. Mallorca dispone de rincones muy especiales en los que alojarse y poder disfrutar de una caminata o de una vuelta en bici por las calas de Capdepera. Esto es lo que encontrará, por ejemplo, en el Hotel Son Jaumell.


2. Paz y tranquilidad en sus vacaciones en Mallorca

La llegada de las vacaciones supone un momento de desconexión con la rutina. La búsqueda de la paz ha comenzado y decantarse por un hotel rural es una de las mejores opciones para encontrar esa tranquilidad. En Mallorca tiene a su disposición hoteles con encanto, como el Hotel Son Jaumell, en los que se cuidan los detalles y el trato es cercano, exquisito y personalizado. Una estancia en un hotel rural le proporciona ese silencio y esa calma que tanto busca en vacaciones.


3. Desarrollo local y hoteles con encanto

A la hora de elegir la ubicación de los alojamientos de turismo rural se suelen tener en cuenta poblaciones pequeñas y con pocos habitantes. En ocasiones, con la puesta en marcha de la actividad de ese hotel rural se pone en valor alguna antigua construcción que se rehabilita conservando su historia y dotándola de todos los servicios. Se trata de una manera de disfrutar de un lugar con encanto y tradición, pero con todas las comodidades posibles. Por ello, si elige un hotel rural para alojarse en Mallorca estará apoyando ese desarrollo de la zona y contribuyendo a la activación de la economía local.


4. Turismo rural con sabor mallorquín en el Hotel Son Jaumell

Los apasionados de la gastronomía también encuentran en un hotel rural motivos suficientes para disfrutar de su estancia a la vez que degustan la buena cocina; sobre todo si los alojamientos rurales disponen de sus propios huertos y viñas, en los que siembran con mimo el producto que después emplean en sus elaboraciones. La cocina mallorquina que se disfruta en el restaurante de este tipo de hoteles se caracteriza por dar protagonismo al producto local y conseguir así, unos platos con sabor, tradición e innovación. Un ejemplo de esa experiencia gastronómica es la cocina de Andreu Genestra en el Hotel Son Jaumell de Capdepera.


volver