RESERVE
SU HABITACIÓN
  • ENTRADA
  • SALIDA
Gastronomía de Semana Santa en Mallorca

La finca de Son Jaumell está catalogada como Predi porque era una de las 5 fincas más grandes e importantes que había en Mallorca en la época medieval. En las paredes de entrada a la finca encontramos una cruz templaria. ¿Qué significa este hallazgo? Pues que en esta possessió vivió un rey templario. Los historiadores coinciden en que ese rey fue Jaume II de Aragón (1267-1327).


La finca era sumamente importante por la calidad de lo que se cultivaba en sus tierras. Principalmente, se sembraba trigo, con el que se elaboraban harinas: principal ingrediente de la gastronomía típica de Semana Santa en Mallorca. Además, la finca posee una era que servía para trillar el cereal. La gastronomía de Semana Santa en Mallorca es sinónimo de repostería. En todas las casas se amasan y cuecen los tradicionales crespells, robiols y cocas. Durante los días que preceden la Pascua, muchos hogares de Mallorca elaboran estas especialidades que también se pueden adquirir en hornos y pastelerías. La Semana Santa en Mallorca es sinónimo de compatir. Es costumbre preparar estos platos típicos de Semana Santa y comerlos con familiares y amigos, en casa o también durante las populares romerías que se celebran en santuarios y ermitas. Son los tradicionales pancaritats y es una ocasión excepcional, si usted se encuentra en Mallorca durante la Semana Santa, para vivir esta fiesta como un mallorquín más.


Las recetas de Semana Santa pasan de generación en generación y es habitual que las familias se reúnan para prepararlas. Las panades, crespells, robiols son delicias de recetas ancestrales que se elaboran con los productos más auténticos de la isla.


Las panades están hechas de pasta cerrada y rellenas de cordero o de cerdo pero también se hacen de pescado y guisantes. La masa está elaborada de harina, aceite de oliva y manteca de cerdo (saïm). La masa dulce con la que se elaboran los crespells i robiols lleva también azúcar, huevos y también zumo de naranja y ralladura de limón.


Los robiols tienen forma semicircular y están rellenos de cabello de ángel, requesón o mermelada de frutas como fresa o albaricoque. Los crespells son los dulces favoritos por los más pequeños. Son galletas con formas diferentes con formas de flor o estrella. Se completan con azúcar glas por encima que los hacen mucho más apetecibles si cabe.


Aunque todos estos son platos típicos de la Semana Santa en Mallorca, se pueden encontrar durante todo el año en cualquier horno o pastelería de la isla.


Otro plato típico de Semana Santa son las panades, compuestas de masa rellena de carne, sobrasada y guisantes. En las comidas típicas de las Islas Baleares el pescado es también un gran protagonista de estas fechas y en Mallorca el frit de marisc: una combinación de verduras, patatas, pescado y hierbas aromáticas, todo bien frito en aceite.


Otro signo de la importancia que tiene la finca de Son Jaumell es que tiene su propia iglesia. Una capilla antiquísima donde se realizaban todo tipo de ceremonias religiosas, incluidas, como no, las que tienen que ver con la Semana Santa. Las misas del Domingo de Ramos, del Santo Entierro del viernes santo o la del Domingo de Pascua, se realizaban en esta pequeña ermita donde se reunían todos los que vivían en el Predi.


Entre las actividades de qué hacer en Semana Santa en Mallorca, las procesiones, son sin duda, una de las actividades más atractivas para el visitante. Una de las más conocidas es la que se celebra en la ciudad de Palma durante el jueves santo. Es la procesión más larga de toda la Semana Santa y es en la que más cofrades y cofradías participan. El Jueves Santo es el día en que se una de las figuras que más devoción genera en la isla sale en procesión por las principales calles de la ciudad. Es el Cristo de la Sangre. Una figura tallada en madera que representa a Jesús muerto en la cruz. Durante las procesiones en Mallorca es habitual que se repartan a los asistentes unos caramelos redondos con sabor a anís y almendra en su interior llamados confits. También son importantes y muy conocidas diversas escenificaciones que se realizan en Felanitx o Pollença. Este año 2021 tampoco se podrá disfrutar de las procesiones en Mallorca pero el sentimiento de recogimiento se vivirá en cada una de las casas mallorquinas durante estos días de Pascua.


La Semana Santa en Mallorca es una época excepcional para disfrutar de Mallorca de una forma tranquila y relajada sin el ajetreo típico del verano. Normalmente el tiempo es excepcional. Las temperaturas ya empiezan a subir y los visitantes pueden darse el primer baño de la temporada. Disfrute del placer de perderse entre senderos para llegar a calas vírgenes con aguas cristalinas donde posiblemente se encuentre solo. Semana Santa es el inicio de la temporada en la isla. Todo abre, todo se renueva, todo vuelve a nacer para mostrarse al mundo. Mallorca es mágica. Disfrútela.




volver