RESERVE
SU HABITACIÓN
  • ENTRADA
  • SALIDA
ver reserva
Qué hacer en Mallorca en otoño e invierno

Mallorca no son solo playas, también son excursiones, rutas, pueblos, monumentos o lugares históricos. Son incontables los planes que se pueden hacer en la isla en otoño, pero también en invierno. Estos son algunos de ellos.


Descubrir la ciudad de Palma, el centro, sus callejuelas, su historia y su cultura. Visitar la Catedral (La Seu), la Lonja o el Palacio de la Almudaina. En este último, además, también podrás presenciar el cambio de guardia el último sábado de cada mes, a las 12 de la mañana. Como parte de su historia están las callejuelas, el casco antiguo, el barrio judío y los patios mallorquines. La mejor forma de disfrutar de sus calles es perdiéndose en ellas. No tengas miedo de hacerlo, por el camino descubrirás muchos rincones especiales.


También durante el invierno, un plan muy especial es ver el encendido de las luces de Navidad desde el Passeig del Born. Y luego, seguir paseando por el centro o disfrutando de un chocolate con churros. O mejor, con la famosa ensaimada mallorquina.


¡Y qué sería Mallorca sin la Serra de Tramuntana, paraje natural declarado Patrimonio Mundial por la Unesco! Además, de todos los pueblos del interior de la isla que esconde y que son de visita obligada, como Sóller, Valldemossa, Deià, Pollença o Fornalutx.


Una forma de explorar la Serra y, a la vez, uno de esos pueblos, es con el Tren de Sóller. Su trayecto de apenas una hora te llevará por el interior de la Serra, por puentes y viaductos con historia, y te dejará justo en la plaza principal de Sóller.


Cada uno de los pueblos esconde sus propios secretos, historias y lugares emblemáticos a descubrir. Otros planes para el otoño e invierno son, precisamente, pasear por las preciosas calles de Valldemossa y terminar probando su famosa coca de patata. Disfrutar de Pollensa subiendo los escalones de Es Calvari. Explorar el pueblo de Capdepera y terminar disfrutando de las vistas desde lo alto del Castillo.


Un buen plan para terminar el día es, sin duda, visitar alguno de los miradores de Mallorca. El Faro de Formentor, Sa Foradada desde Son Marroig, el Mirador de la Victoria, entre muchos otros.


Y para empezarlo, recorrer los diversos mercados semanales que se colocan en los pueblos. En Artà los martes, en Sineu los miércoles, en Inca los jueves o en Pollensa los domingos.


Y si aún no sabes qué hacer en Mallorca este otoño o invierno, siempre podrás visitar las distintas cuevas de la isla, el Santuario de Lluc o hacer una excursión a La Trapa de Sant Elm o el Parque Natural de Sa Dragonera.


volver